Técnicas de Improvisación

Imaginemos el mundo ideal: Tienes listo tu discurso y lo memorizas tal cual escribiste. Lo reproduces con una facilidad inigualable y se escucha tal cual se lee.

Esto muy pocas veces sucede y normalmente te ves sujeto a que cambiaste una palabra, una frase, omitiste todo un párrafo y te falta tiempo para terminar el discurso o te sobra tiempo.

Es en ese momento donde debes improvisar para hacer un excelente cierre del discurso o para completar esos espacios en blanco dentro de tu presentación.

Para ello existen técnicas de improvisación que te ayudarán siempre como una buena práctica para poder ser mejor orador.

El orador a veces tiene el discurso armado, pero otras veces tiene que improvisar. Por lo mismo estas técnicas te serán de mucha ayuda

  1. El contar una historia: qué mejor que contar una historia. Nosotros como seres gregarios y sociables, crecemos en un ambiente lleno de historias. Desde niños nos cuentan historias para dormir. Esta técnica tiene un ineludible valor para poder improvisar. Puede esta historia ser real o ficticia.
  2. Palabras talismán: Son palabras que siempre escuchamos pero que nunca nos detenemos a entender qué significan. Me refiero a palabras tales como: amor, felicidad, justicia, libertad, alegría. son palabras que sirven para improvisar y que poco contenido material tienen en cuanto a conceptos porque son metafísicos, es decir, tratan sobre temas que sentimos intuitivamente a qué se refieren pero no podemos definir con libertad. Por ejemplo, decir: el amor es lo que nos une al día de hoy ante esta mesa. Celebrar que Juan ahora se tituló de la carrera que por años estudio..
  3. Lo que dijo el orador anterior: ahora si es que nos toca hablar después de otra persona, podemos utilizar su discurso y la idea que desarrolló para comenzar la nuestra. Podemos utilizar frases como: “muy bien señalo Pedro al hablar de la felicidad que lleva el hacer lo que uno desea y cómo esto nos lleva a ser mejores personas con uno mismo y con el prójimo. Recojo sus palabras y las hago mías..”

Saludos

Alejandro Venegas

Experto en Comunicación

Docente de Oratoria y Retórica

Read More »

Cómo manejar el estress de hablar en Público

 

 

Concepto de Stress

En la actualidad, muchas personas sufren o padecen de stress en su diario vivir.

Es común escuchar como ya esta palabra pasó a ser parte del vocabulario con el cual nos comunicamos normalmente, como esos conceptos que son base de nuestra forma de darnos a conocer al mundo o a los otros.

Dichos como: me siento estresado o este día ha sido muy estresante, ya no nos parecen extraños

Pero veamos qué es el estrés y cómo surge en nosotros

Antiguamente los seres protohumanos vivían en un ambiente lleno de situaciones peligrosas. A veces tenían que escapar de otros animales que los atacaban y tenía que correr. Ante el inevitable asedio de un animal, algunos se hacían los muertos o los dormidos, ya que era entendido que la mayoría de los animales no son carroñeros y no se comerían la carne en descomposición.

Esa situación ya pasó y en el día de hoy, formamos parte de una comunidad que tiene servicios higiénicos, de salud, de alimentación y de calidad para los seres humanos como nunca habíamos vivenciado.

No es desconocido para nadie que la Ciencia ha logrado mejorar la calidad de vida de todos los homínidos que alguna vez fuimos presa de otros animales o del medio ambiente, que siempre fue hostil hasta que logramos dominarlo.

Ahora el problema es que sí, vivimos en un mundo distinto y mejor, pero no por eso hemos logrado cambiar las reacciones que ocurren en nuestro organismo ante un indicio de peligro. Y es aquí donde para muchos el hablar en público acarrea un peligro que hay que tratar de afrontar y para muchos, de poder controlar.

He escuchado y visto cómo algunas personas quedan impávidos cuando les toca hablar a una audiencia y sienten cómo se ponen a temblar o sienten unas mariposas en el estómago y en el peor de los casos, se les olvida todo el contenido al frente de una audiencia.

Puede ser que la audiencia sean los mismos amigos con los que compartimos la clase todos los días, puede ser que sean los mismos profesores a los que estamos acostumbrado a conversar diariamente o a la junta de accionistas con la que nos enviamos correos siempre, pero al parecer hablar en público ya de por sí genera un miedo al que no estamos acostumbrados a soportar y vuelve a cobrar sentido esa palabra que llamamos Estress.

El estress ahora es injustificado hablando en términos biológicos. No hay necesidad de sentir estress ante cualquier situación que suceda en el exterior, porque la mayoría de las cosas que suceden en nuestro exterior no son tan dañinas como para estar expuestos a morir.

Es decir, podemos pensar y decir y creer que: No moriremos al hablar en público. Obviamente puede haber situaciones en las que esté en juego nuestra vida al hablar en público, como por ejemplo si nos toca hablar de un tema delicado y hay un fundamentalista islámico escuchando nuestro discurso y hace uso de un arma para hacernos daño, pero fuera de esa excepción, no pasará más que un mal rato y uno que otro pensamiento negativo

Para mitigar el stres de hablar en público existen técnicas muy útiles y de las cuáles mencionaré algunas:

    1. Hablar como si conversáramos con un amigo: ¿Te has dado cuenta cómo nos es muy fácil hablar con un amigo y cómo es tan difícil hablar ante un profesor o ante un grupo de compañeros de clase que no conocemos? Esto es por la familiaridad con la que nos sentimos con personas que conocemos y por lo mismo es mucho más fácil conversar libremente, hasta dar discursos memorables. Pero no pasa lo mismo con desconocidos, personas que no hemos visto nunca en nuestras vidas y ante los cuales tenemos que más encima lucir un hermoso discurso. Por lo mismo te aconsejo que no pienses que hablas ante un desconocido, sino que ante una audiencia que es tu amiga. Esa forma de plantearte antes de un discurso te ayudará a dar mejores discursos y ser más seguro de lo que dices
    2. Preparación, preparación, preparación: Hay oradores que tienen la facilidad de hablar sin haber hecho un listado de cosas por decir, pero no es porque sean supe hombres, es porque ya han dicho muchas veces lo mismo ante diferentes audiencias. Esto es lo que pasa cuando ya tienes práctica. Pero si tú no has hecho eso, te recomiendo que te prepares con mucha dedicación antes de un discurso. Deja pocas cosas al azar y verás los frutos de tu preparación. A mi parecer existen dos tipos de preparaciones: una lejana y otra cercana. La lejana es esa preparación que entiendo se genera por los muchos años de escolaridad que has tenido, las lecturas fuera de la educación formal que también posees y tu experiencia. Eso es lo que llamo preparación lejana. Mi consejo es que leas de todo y seas una persona que siempre busca conocer nuevas cosas y escucha con atención otras experiencias, para que tengas esa opinión cuando se hable de algún tema. La otra es la preparación cercana o que tiene que ver con el tema en cuestión que tengo que exponer de manera no tan remota. Aquí se valida el estudio y la responsabilidad como formas de mitigar el estrés de hablar en público. Debes ser particularmente consciente de todo el tiempo invertido en esa ponencia, en esa exposición de tesis y que sean parte de lo que te hace sentir más seguro a la hora de hablar en público
    3. Confianza: Confía en ti mismo. No pienses que lo harás mal al hablar en público. Sólo hazlo. El estrés aumenta cuando piensas mucho en lo que vas a hacer. Consejo es que sólo lo hagas y con ello, verás que serás mejor orador. Maneja el tema de tu confianza y auméntala con buenas dosis de amor propio. Nunca te plantees como un egocéntrico amador de sí mismo y nunca del otro, sino que aprende de que eres bueno para muchas cosas y que también serás excelente en el arte de hablar en público. La perseverancia y la confianza te harán mejorar muchísimo
    4. Práctica: La práctica hace al orador. Si tienes una oportunidad y se abre a todos la posibilidad de hablar en público, no dejes que otro tome tu lugar. Pasa adelante y ocupa esa situación para practicar e improvisar. Todo se reduce a práctica cuando hablamos de un arte. El pintor está obligado a fallar muchas veces cuando hace uso del lienzo, tú igual tienes que mejorar con la práctica y obviamente cuando se presente la oportunidad para hablar, ocúpala y así verás que el estrés de hablar en público con el tiempo que mejoras en este arte, también será menor y hasta te gustará después estar ante una audiencia.
    5. Cambiar el focus emocional de pensar que es algo estresante el hablar en público a algo que nos agrada: Imagina una silla. Tiene cuatro patas, un respaldo y una parte donde uno se sienta. Si ya la imaginaste, dudo mucho que sientas amor por esa silla, o temor o alguna emoción (a menos que estemos ante una película de Hollywood y que esta silla cobre vida de un momento a otro, cosa que sería muy rara que suceda). Eso mismo podemos pensar que es hablar en público, es una silla sin nada que aportar emocionalmente hablando. El cambiar el focus emocional viene a ser entender que hablar en público no es algo estresante, sino que es algo que nos agrada y que, por ende, una emoción que buscamos tener.
    6. No abusar de estimulantes fisiológicos, como la cafeína: Si tienes que dar un discurso, no tomes ninguna bebida que contenga estimulantes como la cafeína, porque te harán daño y te pondrán más nervioso.
    7. Dormir bien el día anterior al discurso: El sueño siempre es importante. Si duermes mal lo más probable que tu rendimiento se vea considerablemente reducido. Hay investigaciones que aportan a lo que menciono, diciendo que el sueño es un elemento que daña también la forma en que nos comunicamos, haciendo que sean más ambiguos nuestros dichos de lo que serían si hubiésemos dormido bien. El dormir se relaciona con los niveles de serotonina en la sangre, que es un anti estrés hormonal natural. Este compuesto ayuda a soportar momentos tensos de mejor manera. Quien no recuerda que cuando dormimos mal, estamos más irritables y hasta toleramos peor lo que normalmente puede ser algo sin sentido. Es por lo mismo que dormir bien ayuda a soportar mejor las situaciones de estrés.
    8. Buena alimentación: El comer bien ayuda mucho a soportar el estrés. El hambre es un condicionador natural a soportar mal situaciones que pueden alternos

Saludos

Alejandro Venegas

Experto en Comunicación

Docente de Oratoria y Retórica

Read More »

Algunos modelos sobre la Persuasión, según la Psicología

A continuación, mencionaré tres modelos relacionados con la persuasión

 

El proceso persuasivo según Hovland

Consta de Cuatro etapas:

    • Prestar “atención” al mensaje.
    • “Comprender” los argumentos esgrimidos en el mensaje.
    • “Aceptación” del mensaje.
    • “Retención” del mensaje (para que la comunicación tenga un efecto a largo plazo)
  • La finalidad es el Aprendizaje de la información y cambio de actitud
  • Desde esta perspectiva, se considera que el aprendizaje del mensaje persuasivo es un elemento crucial para que se produzca el cambio de actitud.
  • La investigación actual ha mostrado que existe una débil relación entre el grado de aprendizaje del contenido del mensaje persuasivo (evaluado por el recuerdo de la información) y el cambio de actitud.
  • Ejemplo: Una persona expuesta ante una campaña anti-sida podría adquirir o aprender nueva información sobre las vías de transmisión del VIH….pero no modificar su actitud ni su comportamiento y seguir teniendo relaciones sexuales de riesgo porque piensa que “está protegido contra este tipo de desgracias” o porque minimiza el riesgo de contagio.

 

El estudio de las variables moderadoras

  • Análisis del impacto persuasivo diferencial de las variables relacionadas con:
    • la fuente (quién dice el mensaje),
    • el mensaje (qué se dice),
    • el canal comunicativo (a través de qué medio se transmite)
    • y las características de la audiencia (a quién se dice)
  • a) Características de la fuente del mensaje
  • Son los rasgos observados o inferidos en el comunicador:
    • El sexo, la edad, los movimientos corporales, la expresión facial.
    • Características sociales como el poder y el estatus social.
    • Rasgos de personalidad como la credibilidad o el atractivo.
  • Los dos factores más estudiados: la credibilidad y el atractivo de la fuente.
  • La credibilidad de la fuente
  • Dos dimensiones:
    • La competencia, grado de pericia o expertismo percibido
    • La confianza o sinceridad percibida.
  • Se ha encontrado que cuanto más creíble es una fuente, mayor será su efecto en el cambio de actitud.
  • También se ha observado que el efecto de la credibilidad de la fuente puede disminuir con el paso del tiempo (sleeper effect).
  • b) Características del mensaje
  • Factores del mensaje (el tipo y su organización) que propician una mayor persuasión.
  • La eficacia de las apelaciones al miedo (fear appeals).
    • Comunicaciones en las se advierte al sujeto de las consecuencias nocivas que conlleva un determinado comportamiento.
    • Se utilizan en las campañas informativas de salud y también en campañas políticas (publicidad política negativa del adversario).
  • ¿Es eficaz el miedo?
  • Revisión meta-analítica de Boster y Mongeau (1984): existe una asociación positiva (r=0.36) entre el grado de miedo contenido en el mensaje y su impacto persuasivo.
  • Es decir, son los mensajes que inducen más miedo los que provocan mayores niveles de persuasión.
  • Los mensajes que utilizan información basada en ejemplos de forma vívida y detallada (en vez de basarse en estadísticas) son especialmente útiles para inducir una mayor persuasión.
  • Perspectivas actuales en el estudio de la persuasión
  • Los estudios clásicos sobre el impacto de las comunicaciones persuasivas han tomado los elementos relacionados con la fuente, el mensaje, el medio o canal y el receptor o la audiencia como variables independientes relevantes.
    • Para saber “cuándo” o “bajo qué condiciones” se puede esperar que un mensaje persuasivo determinado induzca un cambio de actitud.
  • Las teorías más actualizadas sobre persuasión intentan comprender a través de qué procesos (cómo y por qué) se produce el cambio de actitudes.
  • La teoría de la respuesta cognitiva
  • Para entender el proceso de cambio de actitud, hay que tomar en consideración los pensamientos que surgen cuando el receptor se expone a la comunicación.
  • Ante una comunicación persuasiva, el receptor compara lo que expresa el mensaje con sus conocimientos, sentimientos y actitudes previas respecto al tema en cuestión, generando pensamientos o respuestas cognitivas en torno al mensaje.

 

Teoría propuesta por Greenwald (1968).

  • El impacto de las respuestas cognitivas
  • Dos factores determinan el impacto actitudinal:
    • El número de pensamientos generados ante la exposición al mensaje, es decir, la cantidad de procesamiento consciente que surge ante el mismo
    • La naturaleza evaluativa de las respuestas cognitivas.
      • En la medida en que se eliciten pensamientos favorables al mensaje, se facilitará el cambio o formación de actitudes
      • En cambio, si se estimulan pensamientos negativos, el cambio de actitud se verá inhibido.
  • Como un proceso de “auto-persuasión”
  • El recuerdo de lo que se piensa sobre el mensaje (respuestas cognitivas) es mucho más importante que el recuerdo del mensaje en sí, para explicar el impacto persuasivo.
  • Lo que la gente hace al mensaje es más importante que lo que el mensaje hace a la gente”.
  • El modelo heurístico-sistemático
  • Establece la existencia de dos tipos de procesamiento:
    • Procesamiento sistemático.
    • Procesamiento heurístico.
  • Las limitaciones en la motivación y capacidad personal pueden estimular la puesta en marcha de un procesamiento de tipo heurístico, basado en reglas simples de decisión y que no implica un análisis formal y exhaustivo de la información.

 

Saludos

Alejandro Venegas

Experto en Comunicación

Docente de Oratoria y Retórica

Read More »

¿Puedo persuadir de cualquier tema?

 

 

 

Una pregunta válida y que ya fue respondida en la época de los Griegos.

La respuesta es: no

No se puede.

Las herramientas de la persuasión permiten persuadir a favor y en contra de algo, pero esto no se puede hacer en las ciencias. No puedo persuadir a alguien que dos más dos es tres, tampoco que el resfriado lo causa un virus alienígena, etc. Estos ejemplos nos llevan a admitir que no podemos persuadir sobre toda cosa, sino sobre las cosas que no tienen ya asignadas una ciencia determinada.

Hay que hacer una salvedad válida. Si algo es verosímil y no tiene una ciencia que lo estudie puede muy bien persuadir a alguien. Las películas juegan con lo verosímil, lo que puede suceder o también llamado, lo probable. Aquí se aplica en toda su esencia el arte de persuadir, aunque no es el objeto del estudio de este tratado, bueno es considerar que existe fuera del discurso de un orador, una forma de persuadir a una audiencia por medio de una película o una historieta, etc

 

 

Verosimil versus la verdad. La lógica formal como enemiga de la persuasión. El papel de la Filosofía en la persuasión.

 

 

No entraré a definir qué es la verdad, porque entramos en el campo de la metafísica y eso no nos interesa para el estudio que comenzamos.

Me limitaré a decir que el arte de persuadir se aplica a lo verosímil o mejor dicho, lo que sucede por regla general. Es decir, un concepto muy parecido al de probabilidad.

Hagamos un ejercicio sobre lo recién mencionado

Si yo digo: hace bien el ser feliz, estoy suponiendo que existe el bien y que existe la felicidad. No hablo de estudios científicos, sino que sólo menciono esas palabras suponiendo que el receptor de mi discurso entiende qué cosa es ser feliz y qué cosa es el bien.

Al contrario, si llega la psicología y dice que la felicidad se entiende como algún concepto determinado, no podré persuadir al receptor de mi mensaje, a menos que logre refutar el concepto que establece la psicología.

Pues bien, si analizamos lo recién expuesto podemos ver que el arte de persuadir no está ceñido a al análisis empírico o científico de todo lo que digo y de la búsqueda de la verdad, sino que hablamos de lo que es probable que suceda o mejor dicho, de lo verosímil.

Tampoco busca ser una lógica rigurosa. El receptor del discurso no espera que le mencionemos que el silogismo no es concluyente o que la inducción ha sido precipitada. Eso es anti natura para la persuasión, ya que lo más probable es que el que escuche esos enunciados no tenga la más mínima idea de qué significan

Hay algunos que dicen que la lógica proposicional, cuando fue concebida por Aristóteles, tenía por fin moldear los pensamientos del que aprendía sus reglas, para capacitarlo en el arte de discutir o persuadir. Una especie de propedéutica para ser un buen sujeto que persuada o discuta.

Comparto esa opinión, ya que los últimos estudios de los lógicos aseguran la poca productividad o aplicación práctica de esa lógica formal, por lo que al parecer su destino no era el que se le ha dado por muchos años o sino algo hubiese nacido de “Todo S es P”, pero no es así, ya que sólo hemos logrado entender con esa frase que “Todo S es P”, nada más. Se ve vacía la lógica formal por la razón expuesta, que no estaba concebida para ser vista por sí sola, sino que confluya con otras ciencias o artes y así proveerle o darle sentido.

Sobre la filosofía es diferente la concepción o aplicación al arte de persuadir. Hay algunos públicos que gustan de esos pensamientos. En especial los grupos que se mencionan así mismos como cultos. Pero por regla general son pocos los oyentes que gustan oír con agrado ideas demasiado elaboradas. A menos que logres simplificar esas ideas, te recomiendo no las ocupes para persuadir

 

Persuasión no es lo mismo que el estudio de los argumentos que persuaden

 

Esto puede resultar demasiado para lo que en primer momento dije pretendía con el documento que redacto, pero creí necesario mencionar esta distinción al menos someramente.

La persuasión es un acto, una acción y los argumentos que persuaden son una parte de la persuasión. La primera es el género y la segunda está contenida en la primera.

Esto tiene que quedar claro. Hemos de enseñar a buscar argumentos persuasivos, después que hablemos de qué tipos de argumentos persuasivos existen, todo parte de la persuasión, pero no es la persuasión en sí misma.

 

 

Saludos

Alejandro Venegas

Experto en Comunicación

Docente de Oratoria y Retórica

Read More »

La persuasión: un arte

La persuasión no es una ciencia, entendiendo esta como un conjunto de procedimientos que deben siempre dar el mismo resultado. Es, por el contrario, un arte, que por medio de la práctica permite realizarse mejor, pero que aun cuando apliquemos las reglas del arte de la persuasión, no generarán necesariamente el objeto querido de mover voluntades por medio del discurso.

Esto nos lleva a buscar instancias donde practicar lo que se muestre y demuestre en el presente documento. Los que

Hay que saber que es una máxima y por tanto, el primer principio que debe tenerse siempre presente cuando se estudia cómo se persuade.

No debe desilusionarse el lego en estas reglas por el sólo hecho de no obtener en sus primeros intentos el fin deseado, sino que ha de perseverar en lograr manejar cada vez más las reglas de la persuasión y aplicarlas cuando le sea preciso

 

La Persuasión no es mala per se

 

Una de las cosas que siempre recibo como pregunta de mis alumnos en donde he expuesto la s reglas de la persuasión, es si esta es mala o si en realidad se manipula por medio del uso de estas reglas.

Ante esto, Aristóteles menciona lo siguiente en su libro Retórica:

  1. Es útil porque lo verdadero y lo justo prevalecen por naturaleza sobre sus contrarios, de modo que también deben ajustarse a lo conveniente, por lo que el estudio de la persuasión es una forma de ver también qué conviene más
  2. El discurso científico no puede abarcar todo tipo de discursos, por ende es necesario utilizar otro tipo de premisas en las conversaciones o discursos, y estas son las que estudia el arte de persuadir
  3. Hay que aprender también a juzgar sobre las cosas probables, o mejor dicho, verosímiles. Estas no son parte del discurso científico, pero sí del arte de persuadir
  4. Para el ser humano le es natural utilizar la palabra, por lo que sería antinatura no hacerlo cuando se debe o puede
  5. De manera preventiva en contra de todo discurso falaz
  6. Todas las virtudes que uno tiene podrían causar daño, igual el utilizar mal el arte de persuadir. Nos dice que hay otras virtudes que podrían causar más daño aún.

Además siempre agrego en mis clases la siguiente razón: todo el lenguaje como herramienta comunicacional está cultural o valóricamente cargado. No existe un lenguaje neutro cuando se trata de las relaciones interpersonales. De ahí que por regla general, el lenguaje es persuasión o refutación.

Otro tema es si es ético o no un discurso, pero esa discusión está fuera del ámbito de la persuasión.

Ante este escenario, es en demasía necesario conocer las reglas de la persuasión y tener en cuenta cómo estas se aplican al discurso.

 

 

Saludos

Alejandro Venegas

Experto en Comunicación

Docente de Oratoria y Retórica

Read More »

Perfil

oratoria2

Alejandro Venegas comenzó el año 2002 como participante de grupos de Debate de educación secundaria.

Continuó su formación participando en torneos de Debate de la Universidad San Sebastián y Santo Tomas de Chile, donde llegó a ser campeón como debatiente del Torneo que organiza la Universidad Santo Tomas el año 2011 y finalista del Torneo que organizó la Sociedad Chilena de debate el año 2010. (más…)

Read More »

Inicio

oratoria5

La Oratoria, o mejor dicho el arte de hablar con elocuencia, existe desde la antigüedad. En la época en que los Griegos destacaban, existieron grandes Oradores como Demóstenes, Pericles, y como no decir, Romanos como Cicerón y Quintiliano.

Siempre en toda generación ha existido algún personaje que destaca por su forma de hablar ante el público. (más…)

Read More »